Cargando...

Cuentos y pasatiempos de paz para la infancia

Crucigramas, sopas de letras, ilustraciones y cuentos hacen parte de la apuesta de Independencia Récords, una productora de contenidos artísticos, para hacer pedagogía sobre la paz en Colombia. Hablamos con los autores de dos libros que buscan que la paz dialogue con los niños.

Los niños no hablaron en medio del proceso de paz con las Farc. Tampoco lo han hecho en el proceso de paz con el Eln. No votaron el plebiscito ni han hecho incidencia en el Congreso para que se aprueben las iniciativas sobre paz. Sin embargo, hay quienes los ven como actores importantes para que en Colombia cese la guerra.

Leonardo Gutiérrez ha trabajado en varias oportunidades con niños. Además, tiene una hija llamada Juanita Libertad. Dice que por eso se le ocurrió que la construcción de paz en Colombia tenía que incluir a los niños y de ese convencimiento surgió el libro La paz de Colombia es la paz del continente para niños y niñas. Las ilustraciones y los textos fueron elaborados por Gutiérrez. “Los niños tienen que consolidar la posibilidad de un nuevo país”, asegura.

Los personajes del libro se desarrollan en medio de una guerra. Por un lado, está la “gente del maíz”; por el otro, “las personas que tienen corazón de concreto” y han perdido sus colores. “La misión del lector es ayudar a recuperar la sonrisa y el color”, cuenta Gutiérrez.

Para encontrar esos colores el camino será una tregua. “La tregua es un poco una analogía con los diálogos de La Habana”, dice Gutiérrez. La historia en ese punto da un giro porque los personajes quedan con una labor en común que es la construcción de la paz, independientemente de si eran gente del maíz o personas que tenían el corazón de concreto. “¿Y si ahora nos perdonamos, nos abrazamos y nos reconciliamos?”, dice en el libro.

Gutiérrez afirma que su generación (él tiene 30 años) creció en medio de la guerra. Tiene la esperanza que se por medio del arte los niños tengan la oportunidad de crecer en otro contexto. “Nosotros estamos sembrando semillas pensando en una nueva generación, los hijos de la paz”, enfatiza.

Pero el libro no está solo pensado para los niños, incluye a la familia.“Cualquier tipo de familia”, aclara Gutiérrez. Las páginas finales están dedicadas a ejercicios en los cuales los niños deben plasmar cómo se imaginan la paz y dejar pintada su huella como un compromiso con la construcción de un país donde no quepa la guerra.

Pero el trabajo sobre paz y memoria para niños no acaba ahí. Gutiérrez tiene pensado hacer un libro para niños con la historia de las madres de Soacha, a quienes el Ejército les asesinó a sus hijos para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate. “Son los niños los que deben conocer esas historias para no repetirlas”, asegura.

Gutiérrez cuenta con orgullo que junto a él en la presentación de su libro estaba sentada Juanita Libertad, su hija de 10 años. Con más orgullo cuenta que un día la dejó en la ruta que la lleva al colegio, ella en ese momento recordó que había dejado el libro y antes de que el carro arrancara se bajó. La esperaron mientras ella sacaba el libro y se fue al colegio. Le mostró las ilustraciones y los textos de su papá a sus compañeros y a los profesores. Además, en palabras de Gutiérrez “tuvimos para hablar de paz durante una semana”.

Pedagogía sobre el acuerdo entre el Estado y las Farc

Un grupo de tres mujeres y un diseñador vieron falencias en la pedagogía sobre el acuerdo que firmaron el Estado y las Farc en el 2016. Ellas han acompañado la reincorporación desde distintos escenarios: Sindy Torres ha sido asesora de la Comision de Seguimiento, Impulso y verificación a la implementación (CSIVI), Andrea Cancelada y Vanesa Eslava han dictado talleres en el espacio territorial de reincorporación y capacitación de Icononzo (Tolima).

“La pedagogía ha sido insuficiente”, asegura Torres. Dice que, en parte, esa falencia se da debido a la falta de herramientas para que cualquier colombiano pueda acercarse a lo que se pactó en La Habana.

Basadas en esa realidad, Torres, Andrea y Eslava decidieron hacer un aporte a la implementación de los acuerdos desde la pedagogía. Así nació Paz-A-Tiempo, un libro que contiene ejercicios como sopas de letras y crucigramas que ayudan a las personas que los resuelvan a familiarizarse con el Acuerdo de Paz.

El 1 de mayo es el lanzamiento de Paz-A-Tiempo en medio de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. “Va a ser la mitad conversatorio y la mitad taller”, dice Torres. Se refiere a que habrá algunos para que los asistentes resuelvan parte de los pasatiempos que contiene el libro.

Paz-A-Tiempo es un material apto para niños desde los 8 años. Torres afirma que no hay límite de edad para resolver los pasatiempos que se encuentran en el libro. Tanto La paz de Colombia es la paz del continente para niños y niñas y como Paz-A-Tiempo pueden adquirirse en el stand 1825, pabellón 17, de Independencia Records en la Feria del Libro.

Las autoras seguirán por el camino de la pedagogía. Torres cuenta que tienen proyectado sacar más libros, los cuales se centrarán en cada punto de los cinco que contiene el Acuerdo de paz con las Farc. Dicen que recurrirán también a otro tipo de herramientas como juegos de mesa que acerquen la construcción de paz a personas que no tienen entre sus planes leer las 310 páginas que contienen lo acordado. A las tres autoras las mueve una convicción: “creemos que la paz es posible y a través de la pedagogía vamos a lograr mayor consciencia y amor por el proceso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Sé parte de La Paz Querida, invita a tus amigos